MUSEO DE ARTE MODERNO

Este espa­cio que nació por ini­cia­tiva de tres cor­ri­entes artís­ti­cas difer­entes hace más de dos décadas, es en estos momen­tos uno de los pat­ri­mo­nios cul­tur­ales más impor­tantes de la ciu­dad y la región.

Según González, “es intere­sante que de una dis­puta por una obra de arte del artista Guillermo Espinosa que fue dete­ri­o­rada, haya nacido un espa­cio tan impor­tante y desta­cado como lo es en estos momen­tos el Museo de Arte Mod­erno de Bucaramanga”.

Desde la creación de la casa en el año 1938, se han real­izado aprox­i­mada­mente más de 258 exposi­ciones colec­ti­vas e indi­vid­uales, además de haber sido exhibidas un prome­dio de 232 obras que han sido itin­er­antes o del museo.

Entre las mues­tras más recor­dadas se encuen­tra la de la obra del artista de Pop Art, Andy Warhol.

Su infraestruc­tura de estilo repub­li­cano ha per­du­rado en el tiempo, respetán­dose los espa­cios clási­cos y colo­niales que la caracterizan.

Los prin­ci­pales retos con los que se ha tenido que enfrentar el MAMB es el estar actu­al­izán­dose con­stan­te­mente ante las nuevas cor­ri­entes artís­ti­cas que han emergido a través de los años.

Tam­bién está el ofre­cer una pro­gra­mación cul­tural gra­tuita para el público, desar­rol­lando espa­cios de for­ma­ción a través de cur­sos, activi­dades y talleres, con el apoyo prin­ci­pal del Min­is­te­rio de Cultura.

Todo tipo de per­sonas pro­fe­sion­ales han hecho parte de este proyecto, entre ellos peri­odis­tas y amantes de la cul­tura que se han logrado capac­i­tar allí mismo de la mano de la rep­re­sen­tante y apa­sion­ada de la cul­tura desde niña, Lucila González, en la his­to­ria del arte y otras temáti­cas de actu­al­i­dad artística.

Ahora, el obje­tivo prin­ci­pal de aquí a cinco años, es ampliar la zona del jardín de la mano de inge­nieros, arqui­tec­tos y ambientalistas.

De esta man­era, se dará con­tinuidad al legado pat­ri­mo­nial san­tandere­ano, recopi­lando lo mejor del arte en la región.

Antigüedad del Museo de Arte Mod­erno
Según Lucila González, la casa ante­ri­or­mente perteneció a una familia de políti­cos lib­erales y estaba orga­ni­zada con un salón prin­ci­pal, recep­ción, alcobas, ter­razas, piscina y una zona de árboles. En su inau­gu­ración como museo hace más de veinte años, contó con cerca de 5.000 visitantes.

MAPA DE UBICACIÓN

volver arriba