MUSEO DEL ALGO­DÓN Y FÁBRI­CAS DE SAN JOSÉ DE SUAITA

El com­plejo indus­trial de San José de Suaita exis­tió entre los años 1907 y 1981, en San José de Suaita, zona rural del sur de San­tander. Contó con un inge­nio azu­carero, mod­ern­ización de la ances­tral pro­duc­ción de pan de azú­car, una choco­latería, una des­til­ería, un molino de trigo y una fábrica tex­til que pre­tendía dar una nueva fuerza a la tradi­cional pro­duc­ción de algo­dón y de lienzo de la hoya del río Suárez.

Sus fun­dadores fueron cua­tro her­manos, lid­er­a­dos por Lucas Caballero Bar­rera, impor­tante per­son­aje de la primera mitad del siglo pasado: fue gen­eral de la Guerra de los Mil Días, min­istro del gen­eral Reyes y pres­i­dente del Par­tido Lib­eral, entre otras altas fun­ciones que ocupó a lo largo de su vida.

Las Fábri­cas de San José de Suaita se ampli­aron con­sid­er­able­mente en 1912 con aportes de cap­i­tales europeos, llamán­dose entonces la “Sociedad Indus­trial Franco-​belga”. La importación de los equipos de esta segunda fase de la his­to­ria de la empresa fue toda una odisea, ya que en esta época San José no disponía sino de caminos de arri­ería para sus rela­ciones con el resto del país, situación que con­tribuyó tam­bién a com­plicar la com­er­cial­ización de sus productos.

Estas difi­cul­tades con­du­jeron a una grave cri­sis entre los socios colom­bianos y europeos. Al mando exclu­sivo de la empresa entre 1918 y 1944, los franco-​belgas se enfrentaron a una son­ada ofen­siva de la familia Caballero para recu­perar sus bienes y sus sueños, mien­tras la empresa, entonces reducida al sólo aspecto tex­til, acu­mu­laba un cre­ciente rezago ante el desar­rollo de las empre­sas antioqueñas.

En 1944, los Caballero retomaron el con­trol de sus inver­siones, pero ini­cia­ron a par­tir de este momento nuevos con­flic­tos, esta vez entre los accionistas nacionales. El entonces hijo del pres­i­dente Alfonso López Pumarejo y futuro pres­i­dente Alfonso López Michelsen se había casado con la hija de un her­mano de Lucas Caballero Bar­rera, y a raíz de esta unión, empezó a tener una influ­en­cia cada vez mayor en la Sociedad de Hila­dos y Teji­dos de San José de Suaita S.A., nueva razón social de esta fábrica.

Los por­menores de esta situación con­du­jeron la rama de la familia Caballero alle­gada a Alfonso López a enfrentarse a las demás ramas de esta misma familia. Por la talla de los con­trin­cantes (en par­tic­u­lar los renom­bra­dos escritores Eduardo y Lucas Caballero Calderón), las polémi­cas tomaron en varias opor­tu­nidades dimen­siones nacionales.

Mien­tras los accionistas se enfrenta­ban, la fábrica se rezagaba cada vez más, los tra­ba­jadores y pen­sion­a­dos sufrían condi­ciones cada vez más difí­ciles, a pesar de varias huel­gas que tam­bién tuvieron muchas reper­cu­siones en la vida de la nación.

El Museo del Algo­dón y Fábri­cas de San José de Suaita fue creado con el apoyo de la Alcaldía de Suaita, del Museo Nacional y por ini­cia­tiva de var­ios pobladores de San José, en par­tic­u­lar Orlando Pérez Ovalle y Car­los Acuña Plata. El sociól­ogo Pierre Ray­mond, inves­ti­gador de la his­to­ria de esta empresa, elaboró el guion muse­ológico. El museo per­mite enter­arse de muchos aspec­tos de la his­to­ria de la empresa, de sus tra­ba­jadores y del surgimiento del poblado de San José de Suaita. Incluye cinco máquinas tex­tiles, vit­ri­nas que pre­sen­tan obje­tos, mues­tras de telas y doc­u­men­tos rel­a­tivos a la vida de la empresa. Un cen­tro de doc­u­mentación per­mite con­sul­tar los archivos que con­tribuyeron al estu­dio de la his­to­ria de las Fábri­cas. El museo se inau­guró el 18 de marzo de 2006.

Al lado del Museo se encuen­tran las ruinas de la fábrica y un busto de Lucas Caballero Barrera.

MAPA DE UBICACIÓN

SI EL MAPA NO CARGA COR­REC­TA­MENTE, POR FAVOR VUELVE A INTENTARLO

volver arriba