Hato

MUNICI­PIO DE HATO

SITIO WEB: http://​www​.hato​-san​tander​.gov​.co

Fecha de fun­dación: 25 de abril de 1825

Nom­bre del fun­dador: Eduardo Sierra Barreneche

Es éste un pueblo valiente dom­i­nado por el gran Cerro de los Cobardes, que desde siem­pre se lev­anta orgul­loso de ser la máx­ima altura que alcanza en esa región, la cordillera de los Yariquíes. Hasta el 24 de abril de 1.825 era ape­nas un exiguo asen­tamiento humano, com­puesto por chozas pajizas y una pequeña enra­mada uti­lizada como tem­plo, y se le conocía como vice-​parroquia de Santa Úrsula de la Vega.

A par­tir de ahí se con­sti­tuyó en par­ro­quia y se le dio el nom­bre de Con­cep­ción de El Hato; ase­gu­ran algunos que su primer cura en propiedad tomó parte activa, en la batalla del Pan­tano de Vargas.

Sus primeros pobladores blan­cos fueron los misioneros capuchi­nos, que a medi­a­dos del siglo XVIII establecieron un cen­tro de adoc­tri­namiento en ter­renos que hicieron parte años después de la hacienda Guad­uas, con­tinua a la que­brada La Vega.

En dicho lugar se estable­ció una capilla junto a la casa de la Mis­ión, a cuyo derre­dor se inte­graron en pequeñas chozas o bohíos un cen­te­nar de indí­ge­nas, atraí­dos desde las zonas aledañas a vivir en comunidad.

La vida de ese caserío fue corta, en razón del clima húmedo, palúdico y mal­sano, por lo que en el cor­rer de los años las gentes se fueron trasladando poco a poco al lugar que hoy ocupa el pueblo.

Líder y co-​fundador del nuevo caserío fue el pres­bítero Manuel Rueda, nat­ural de Zap­a­toca, a cuyo empeño se debió en gran medida la expe­di­ción del decreto guber­na­men­tal, que dio vida jurídica al nuevo Munici­pio, a par­tir del año 1.825, fecha con­sid­er­ada como la de su fundación.

Como estación inter­me­dia entre Sima­cota y Galán y merced a la exce­len­cia de sus tier­ras y benig­nidad de su clima, el casco urbano de El Hato cre­ció ráp­i­da­mente alrede­dor de su primera igle­sia, que se denom­inó Capilla de San Roque, patrono de la nueva parroquia.

Dicha capilla estuvo ubi­cada a la pla­zo­leta del mismo nom­bre, en cuyo cen­tro se con­struyo una fuente pública, debida­mente ado­quinada, que proveía de agua potable a buena parte del vecindario.

UBI­CACIÓN

El munici­pio tiene una geografía ideal para realizar eco­tur­ismo y paseos ecológi­cos como por ejem­plo en la ser­ranía de los Yariguíes, La cueva La Per­ica: sitio impre­sio­n­ante y atrac­tivo, pues sus galerías y colum­nas per­miten un fácil acceso. Está ubi­cada en la vía hacia el Munici­pio de El Pal­mar a unos 1200 met­ros de la cabecera munic­i­pal de El Hato. El Mirador sobre la vía hacia la vereda Santo Domingo; ofrece una vista panorámica que extasía, pues de allí se pueden obser­var los Munici­p­ios de El Pal­mar, Socorro, Cabr­era, Barichara y Galán y las jun­tas de los ríos Fonce y Suárez. La que­brada La Vega sobre la vía a Sima­cota, que con sus aguas fres­cas son un tónico para el alma y el cuerpo. La Cas­cada de El Salto: se encuen­tra por la vía a la vereda Paramito, a 4.8 kilómet­ros en el sitio denom­i­nado La Máquina.

Límites del municipio:

El Hato limita al norte con el munici­pio de galán, al sur con el munici­pio de Sima­cota, al ori­ente con el munici­pio de El Pal­mar y al occi­dente con el munici­pio de El Carmen.

volver arriba