Oiba

MUNICI­PIO DE OIBA

SITIO WEB: http://​www​.oiba​-san​tander​.gov​.co

Es tam­bién cono­cido como “Pueblito Pese­bre de Colom­bia”. Está ubi­cado a 151 km de Bucara­manga. Famosa por sus arte­sanías de caolín y el tem­plo de San Miguel es una bella con­struc­ción en piedra. En sus alrede­dores es posi­ble encon­trar her­mosos para­jes nat­u­rales con impre­sio­n­antes caí­das de agua, bal­n­ear­ios y cuevas como la de Cachalú.

Se local­iza a unos 1.420 m de alti­tud, en una cañada que desciende hacia el valle del río San Bar­tolomé (tam­bién denom­i­nado Oibita o Llano del Burro), un aflu­ente del Suárez, trib­u­tario, a su vez, del Mag­dalena. La comarca sobre la que se asienta Oiba forma parte de un área ame­se­tada que se extiende entre dos de los ramales que con­for­man la Cordillera Ori­en­tal Colom­biana en su tramo central.

La car­retera Panamer­i­cana atraviesa su ter­ri­to­rio y conecta su cabecera por el norte con las ciu­dades san­tandere­anas de Socorro, Florid­ablanca y Bucara­manga —ésta última la cap­i­tal depar­ta­men­tal — , en tanto que por el sur la comu­nica con Tunja, cabecera del depar­ta­mento de Boy­acá, y Santafé de Bogotá, la cap­i­tal de Colom­bia de la que dista 235 kilómetros.

Durante los primeros años tras su fun­dación sirvió como pueblo de indios con el nom­bre de Poima o Floiba, que era el que recibía la comarca en su con­junto. La actual denom­i­nación la recibió en 1625. Un siglo después, en el año 1727, le fue con­ce­dida la cat­e­goría de par­ro­quia. Los políti­cos colom­bianos del siglo XIX, Vicente Azuero, y su her­mano el pres­bítero Juan Nepo­mu­ceno Azuero nacieron en esta local­i­dad. Población de la cabecera (1993), 3.236 habi­tantes; población del munici­pio (1993), 8.629 habitantes.

HIS­TO­RIA

El cacique nom­brado Oiba fue iden­ti­fi­cado en 1540 por la hueste del Capitán Mar­tin Galeano que recor­rió la provin­cia de los indios Guanes. Este nom­bre pro­pio se con­vir­tió en el topón­imo que hoy des­igna al munici­pio car­ac­ter­i­zado por los yacimien­tos arque­ológi­cos de ori­gen Guane que han sido excava­dos. Al igual que los demás caciques guanes, el de Oiba fue encomen­dado a los Sol­da­dos, de la hueste Española, que se avecin­daron en la Ciu­dad de Vélez. Se sabe el primer encomendero de los caciques de Oiba y Cuya­mata fue Juan quin­tero, un sol­dado que vino al Nuevo Reino con la Huested de Fed­er­man y avecindó en la Ciu­dad de Velez.

La encomienda de los indios de Oiba estuvo durante la primera mitad del siglo XVII en poder de Juan Angel Quin­tero y su hijo Juan Angel de Angulo. En 1600 el Oidor Lesmes de Espinosa Sar­avia dis­puso que los indios de Poasaque (situ­ado en las actuales cabeceras de Oiba y Oli­val), Neme­seque y Poima (situ­ado en las actuales cabeceras de Encino y Char­alá) se con­gre­garan en el pueblo viejo de Poasaque. Aunque estos dos pueb­los de Oiba y Poasaque se establecieron en sitios difer­entes, cada uno dotado de sus propias tier­ras de res­guardo, for­maron una sola unidad de doctrina.

Pero en el año de 1623 los caciques de las par­cial­i­dades con­gre­gadas en el pueblo de Poasaque se con­cer­taron con el pres­bitero Juan de Cuadros Rangel para sostener una capilla doc­trinera propia, a la cual con­tribuirian los blan­cos de las inmedia­ciones. Estos blan­cos pidieron al Arzo­bispo que la con­gre­gación de Poasaque;fuese erigida en Par­ro­quia con el nom­bre de «Oiba». Dos años después, el pro­vi­sor gen­eral del Arzo­bispo aprobó esta erec­ción par­ro­quial, y con­minó al feli­gre­sado para edi­ficar un tem­plo nuevo, a sostener las tres cofra­dias en las cuales pagaria los mismo el blanco que el indio y a cel­e­brar la fiesta del Arcán­gel San Miguel que ya era ven­er­ada por los indios.

A mediar el siglo XVIII ya el poblamiento de campesinos blan­cos y mes­ti­zos des­bor­d­aba con cre­ces los nive­les man­tenidos por la población indí­gena. Este campesinado pre­sion­aba a su orga­ni­zación en par­ro­quia. La real Audi­en­cia ordenó en 1753 que los indios del pueblo de Oiba se redu­jeran a vivir en el Pueblo de Chi­taraque. El pueblo de oiba debería fun­cionar de ahora en ade­lante como sede de una par­ro­quia cuya erec­ción for­mal debe­ria ser trami­tada. El primero de Febrero de 1796 com­pare­ció un grupo de veci­nos de la Par­ro­quia de San Miguel de Oiba otor­gando su poder a Don Alberto Tavera para que solic­i­tará en la Curia Dioce­sana la erec­ci­for­mal de la par­ro­quia y el nom­bramiento del primer cura. Exam­i­nada la peti­ción en la Curia, el pro­mo­tor fis­cal expresó que no había que despacharles el tit­ulo de par­ro­quia porque de hecho ésta ya existía desde 1753.

En la orga­ni­zación repub­li­cana Oiba fue con­sid­er­ado un dis­trito par­ro­quial del Can­tón del Socorro, en la provin­cia del mismo nom­bre. Pero en 1835 fue creado el Can­tón de Oiba, con lo cual el dis­trito par­ro­quial de su nom­bre adquirió el tit­ulo de Villa de Oiba y se instaló en ella un jefe político Can­tonal: Don Pio Are­nas, con juris­dic­ción sobre los dis­tri­tos par­ro­quiales de Guadalupe, Sumita, Gam­bita y Cunacua (Oli­val). Al crearse en 1859 el depar­ta­mento del Socorro, parte del ter­ri­to­rio del Estado de San­tander, la villa de Oiba pasó a esta nueva enti­dad. En 1870 el censo mostró que su población ya había lle­gado a 5521 habi­tantes. Final­mente, el nuevo orde­namiento del depar­ta­mento de San­tander le con­firió a Oiba su condi­ción munic­i­pal en 1887, en vir­tud del decreto de rég­i­men ter­ri­to­r­ial expe­dido por el Gob­er­nador Peña Solano. Desde entonces ha inte­grado la provin­cia del Socorro, reba­u­ti­zada en este siglo con el nom­bre de los Comuneros.

GEOGRAFÍA

Se local­iza a unos 1.420 msnm de alti­tud, en una cañada que desciende hacia el valle del río San Bar­tolomé (tam­bién denom­i­nado Oibita o Llano del Burro), un aflu­ente del Suárez, trib­u­tario, a su vez, del Mag­dalena. La comarca sobre la que se asienta Oiba forma parte de un área ame­se­tada que se extiende entre dos de los ramales que con­for­man la cordillera Ori­en­tal colom­biana en su tramo central.

La car­retera Panamer­i­cana atraviesa su ter­ri­to­rio y conecta su cabecera por el norte con las ciu­dades san­tanderi­nas de Socorro, Florid­ablanca y Bucaramanga(ésta última la cap­i­tal depar­ta­men­tal), en tanto que por el sur la comu­nica con Tunja, cabecera del depar­ta­mento de Boy­acá, y Bogotá, la cap­i­tal de Colom­bia de la que dista 235 km .

Hidro­grafía: el munici­pio de Oiba esta bañado por los ríos Oibita que se ali­menta de otras microcuen­cas como la del Río Oibita (que­brada Cunacua), que­brada Guay­aca (mas impor­tante aflu­ente del la Microcuenca del Río Oibita), que­brada Olav­ica (aflu­ente la que­brada Guacara), que­brada Muchilera, que­brada San­tu­ario, que­brada La Honda (que­brada Pan­tan­era), que­brada la Flecha y que­brada Guayana.

Cli­ma­tología: la tem­per­atura en la zona más cál­ida del munici­pio es de 22,6 y 15,8 ºC para la zona mas fría, con base en el IDEAM la tem­per­atura esti­mada es de 20,6 ºC.

Relieve: topografía es muy vari­ableen esta zona ya que hay pequeñas regiones planas o con pen­di­ente suave a medi­ana y otras de alta pen­di­ente mayor de 25% y con muy baja veg­etación nat­ural. Se delimita un paisaje de mon­taña y en él se estable­cen difer­entes tiposde relieve. El pasaje de mon­taña se ubica desde una lat­i­tud de 1.300 msnm, en sec­tores del río Oibita y de la que­brada la Col­orada; hasta los 2.200 m en el cerro Negro y en la loma San Ben­ito; lo cual, se enmarca den­tro de los cli­mas medio muy húmedo y frío muy húmedo, car­ac­ter­i­za­dos por pre­cip­ita­ciones en prome­dio anual de 2.000 a 4.000 mm y de 1.000 a 2.000 mm, respectivamente.

Sue­los: de acuerdo con las condi­ciones biofísi­cas actuales de los sue­los del ter­ri­to­rio munic­i­pal de 27.872,762 ha, solo un 29.88% de las tier­ras per­miten un uso agropecuario, evi­den­ciando que las restantes tier­ras deben ser des­ti­nadas para la pro­duc­ción agro­fore­stal y fore­stal y un 16.69% hacia la pro­tec­ción y con­ser­vación de los recur­sos nat­u­rales. En las áreas planas y lig­era­mente incli­nadas local­izadas en las tier­ras de apti­tud agropecuaria se encuen­tran sue­los en bue­nas condi­ciones para el desar­rollo de activi­dades inten­si­vas. Lasar­reas ondu­ladas e incluso las col­i­nadas, pre­sen­tan sue­los con acept­a­bles condi­ciones para la ganadería semi-​intensiva o para usos mul­ti­es­tra­tros con prác­ti­cas de manejo.

ECOLOGÍA

La mayor parte del munici­pio cor­re­sponde a la zona de vida Bosque muy húmedo Pre­Mon­tano (Bmh-​PM) que cuenta con alti­tudes de 1.100 hasta1.865 m.s.n.m. y el rango de tem­per­atura oscila de 22.6 °C en la parte mas baja a 18 °C en la más alta y con un rég­i­men de llu­vias de 2.000 a 4.000 mm anuales, es decir, cor­re­sponde a la Provin­cia de Humedad Perhúmedo.

En esta for­ma­ción están inclu­idas las veredas Bejuca, Peñuela,Pedregal, Venta de Aires, SanPe­dro, Palo Blanco, Volador, Santarita,Guayabito, Mon­jas y La Reti­rada, a excep­ción de la zona más alta, Canoas, Chiquinta, Loma de Hoyos y San Vicente, Poasaque, San­ta­marí Muchi­las, Aman­za­gatos, Bar­rob­lanco y Macanal,exceptuando la parte alta del Cerro Pla­tanillo y Por­tachuelo y gran parte de Macanillo y Carbo­raque, a excep­ción de Cerro Negro y Loma San Ben­ito parte alta.

La veg­etación con­sti­tu­ida por las sigu­ientes especies: pomar­roso, arrayán, mulato, guamo, cedro, balso, chinin, amar­ill, tuno, man­chador, camadero, anaco, galapo, cañabrava, escobo, rabo de zorro .

Actual­mente en esta región se hal­lan cul­tivos de café, caña, pas­tos nat­u­rales y algunos mejo­ra­dos y yuca principalmente.

La fauna esta rep­re­sen­tada prin­ci­pal­mente por picur (Dasyproeta sp), conejo (Sil­vi­la­gos sp), fara, comadreja, ardilla, ser­pi­entes, sapos, lagar­ti­jas, armadillo, ratones y en muy reducido número tina­jos (Agoatis), zor­ros, guaches (Nasua sp) y mur­ciéla­gos. Las aves son prin­ci­pal­mente mir­las (Mimus gilvus), toches (Octerus sp), perdices, gar­ra­p­a­teros (Cro­tophaya ani), lechuzas, palo­mas, cuer­vos, y en menor can­ti­dad guachara­cas, peri­cos (Bro­toy­eris sp), loros, gav­i­lanes, cerníca­los (Falco sp).

VIAS DE COMUNICACIÓN

Aéreas: Ninguna

Ter­restres: la ubi­cación geográ­fica y estratég­ica del munici­pio, sobre la vía nacional juega un fac­tor impor­tante y prin­ci­pal dado que esta es la vía de comu­ni­cación con los munici­p­ios veci­nos, veredas y cap­i­tales del depar­ta­mento y nación. Sobre esta se local­izan y con­cur­ren las activi­dades económi­cas y de inter­cam­bio con­vir­tiendo a Oiba en un cen­tro de acopio.

El car­gue y descar­gue de pasajeros con des­tino a difer­entes ciu­dades de las empre­sas (Copetrán, Omega, Transander entre otras) se real­iza sobre la Vía Nacional; de igual forma La empresa Cotrasar­avita quien tiene su base de lle­gada y sal­ida en el munici­pio, presta el ser­vi­cio de trans­porte rural, urbano e inter­mu­nic­i­pal y encomien­das con­tando con difer­entes tipos de vehícu­los (taxi, camione­tas, buse­tas etc.). Este con­trol se real­iza en con­junto la policía de car­reteras e inspec­ción de policía y tránsito.

Las vías de comu­ni­cación rural en la actu­al­i­dad se encuen­tran en mal estado debido al fac­tor climático, condi­ciones topográ­fi­cas que pre­sen­tan los ter­renos y a la falta de obras de arte, para lo cual se requiere del man­ten­imiento ruti­nario (per­fi­lado, cune­teo y nivelación) para ade­lan­tar estas activi­dades, el munici­pio cuenta con un par­que auto­mo­tor en la actu­al­i­dad y en ser­vi­cio inte­grado por (Una moto nive­ladora, una vol­queta y una retro excavadora), las cuales igual­mente nece­si­tan el man­ten­imiento con­tinuo; para la con­struc­ción de alcan­tar­il­las, bateas etc. Se sug­iere la gestión de recur­sos y cofi­nan­ciación de proyec­tos por parte de entes nacionales y depar­ta­men­tales. Es de resaltar que el desar­rollo pro­duc­tivo del sec­tor pri­mario de la economía depende del estado de tran­sitabil­i­dad de las vías.

MÚSICA

  • Banda de la Escuela Indus­trial de Oiba
  • Banda Sin­fónica Municipal
  • Agru­pación Musi­cal de los Her­manos Martinez
  • Los luceros de Oiba
  • Ger­man Quiroga y su grupo Carisma (Los Cucarachos)
  • José Quiroga
  • Car­los Didier Andrés Martínez Pardo per­cu­sion­ista del grupo PUERTO CANDELARIA

SITIOS DE INTERÉS

Sitios Turís­ti­cos: La cueva del cachalú, las cas­cadas de Chaguatá y el par­que prin­ci­pal con su igle­sia.
Polide­portivo munic­i­pal — Piscina.
Rio Oibita.
Minas de Caolín.

GAS­TRONOMÍA

  • Miel de abeja
  • Arepas Carise­cas
  • Hormi­gas Culonas
  • Guarapo de pan­ela, chicha preparada con difer­entes cereales.
  • Dul­ces de pastilla de los cuales se desta­can los de leche, arroz, guayaba, apio, piña, entre otros.
  • Arepas de maíz pelao
  • Carne ore­ada, sobre­bar­riga, cola y lengua sudada, cabrito y sus deriva­dos, mute, los chori­zos y las rellenas.
  • molios de maiz.
  • San­co­cho de gal­lina criolla con chorotas.
  • Changua: caldo de papa con leche, huevo y cilantro; se acom­paña con arepa (Santandereana)Hecha de maíz pelao, yuca y chicharrones.

volver arriba