Con­trat­ación

MUNICI­PIO DE CONTRATACIÓN

SITIO WEB: http://​www​.con​trat​a​cion​-san​tander​.gov​.co

Con­trat­ación es un munici­pio del depar­ta­mento de San­tander, Colom­bia, que forma parte de la Provin­cia Comunera. Su ori­gen se remonta al siglo XIX cuando los explota­dores de quina de la vecina Ser­ranía de los Yariguíes lo tenían por cen­tro de com­er­cio y de con­tacto con los comerciantes.

HIS­TO­RIA

La his­to­ria de este munici­pio esta indis­ol­uble­mente lig­ada a la his­to­ria del manejo que desde el Estado, la Igle­sia y la sociedad colom­bianas se daba a la lepra. La tradi­ción colo­nial de seg­re­gar a los lep­rosos se man­tuvo y se rad­i­cal­izó durante el siglo XIX. Hasta entonces, los enfer­mos de lepra eran seg­re­ga­dos en lep­ros­erías u Hos­pi­tales de San Lázaro que se ubi­ca­ban en la per­ife­ria de algu­nas ciu­dades impor­tantes del vir­reinato. En el caso de la Real Villa del Socorro tal lazareto se encon­traba en un sitio lla­mado «El Regadillo», hasta que en 1822 debido a la pre­sión social, se obliga al gob­ierno provin­cial a trasladar el lazareto a un nuevo sitio –ale­jado e inhóspito– lla­mado «El Curo», ubi­cado a oril­las del Río Súarez en juris­dic­ción del munici­pio de Guadalupe. Allí, una vez estable­cido el asen­tamiento, se comen­zaron a trasladar los enfer­mos de lepra (tam­bién lla­ma­dos «ele­fan­ci­a­cos», «lazari­nos» o «gafos») de todas las provin­cias cer­canas: la del Socorro, la de Pam­plona y la de Tunja.

Durante los pocos años que duró el asen­tamiento de El Curo, las condi­ciones de vida de los reclu­i­dos fueron tan pre­carias que se vieron oblig­a­dos a trasladarse ellos mis­mos a un nuevo asen­tamiento, mon­taña arriba, donde actual­mente está ubi­cado el munici­pio. Según rela­tan las cróni­cas, un enfermo lla­mado Benigno M. viajó junto a los quineros hasta un pequeño valle que servía de punto de reunión entre quineros y com­er­ciantes. El sitio denom­i­nado «La Con­trata» o «Valle de los Con­tratos» resultó idó­neo para trasladar los enfer­mos, de tal man­era que se da ini­cio a un con­stante éxodo, desde el antiguo hacia el naciente asen­tamiento. Tal fenó­meno hizo que la Asam­blea del recién creado Estado Sober­ano de San­tander emi­tiera un decreto en 1861 en el que autor­izó al gob­er­nador Eusto­gio Sal­gar a fun­dar un nuevo lazareto para reem­plazar al de El Curo. En 1869, dicha asam­blea ordenó una serie de dis­posi­ciones ten­di­entes a orga­ni­zar el nuevo lazareto (entre ellas la creación de un hos­pi­tal para alo­jar, ali­men­tar y asi­s­tir a los ele­fancía­cos pobres), dando lugar así a la aldea-​lazareto de Con­trat­ación. En para­lelo a esto, otros esta­dos sober­a­nos crean sus propias aldeas-​lazareto: en el Estado Sober­ano de Cun­d­i­na­marca se funda el sitio Agua de Dios y en el Estado Sober­ano de Bolí­var se rat­i­fica como lazareto el sitio lla­mado Caño de Loro en la isla Tierrabomba. De estos tres, solo las aldeas de Agua de Dios y Con­trat­ación, lle­garían a con­ver­tirse en ver­daderos municipios.

Las condi­ciones de insalu­bri­dad y pre­cariedad de la población enferma res­i­dente en la aldea-​lazareto, que obe­decían a la falta de apoyo estatal para el sosten­imiento de los enfer­mos, hizo que la vida en la aldea resul­tara penosa. Las dis­posi­ciones estatales para su ade­cuación y mejo­ramiento difí­cil­mente se realizaron y la con­sol­i­dación de las aldeas quedo casi exclu­si­va­mente en manos de los enfer­mos, sus famil­ias y alguna que otra donación de aso­cia­ciones de beneficencia.

Tras la lle­gada de los gob­ier­nos con­ser­vadores, se tra­jeron al país comu­nidades reli­giosas con el fin de con­trar­restar la edu­cación laica impul­sada desde el lib­er­al­ismo. Con estas comu­nidades, hace su lle­gada al país y a los lazare­tos, la comu­nidad de los Sale­sianos, quienes junto a las Her­manas Hijas de María Aux­il­i­adora, lle­gan a brindar apoyo moral y mate­r­ial a la población enferma de la aldea de Con­trat­ación hacia 1887(¿?).

Para el año 1906, el pres­i­dente Rafael Reyes declara a Con­trat­ación como cor­regimiento des­ti­nado para el reclu­so­rio de enfer­mos de lepra. En el año de 1910, se pro­pone trasladar la aldea-​lazareto de nuevo a oril­las del río Suárez, en el sitio “El Pin­tadero”, pero el proyecto no alcanzó a mate­ri­alizarse. De la misma man­era se proyectó trasladar el lazareto a otros munici­p­ios bus­cando un mejor clima para los enfer­mos. Algunos munici­p­ios que fueron can­didatos para tal fin fueron Jordán Sube, Virolín, Cepitá y la otra aldea-​lazareto –Agua de Dios-​. Para el año 1910, se fijan los límites ter­ri­to­ri­ales del Lazareto y se crean algu­nas ofic­i­nas públi­cas (ofic­ina de juz­gado, notaría, reg­istro de instru­men­tos públi­cos y pri­va­dos y per­son­ería) debido a su numerosa población tanto de enfer­mos de lepra como otras per­sonas que por diver­sas razones habían deci­dido vivir en el cor­regimiento. Para este mismo año se ordena la acuñación de una mon­eda espe­cial, de cir­cu­lación restringida para los lep­roso­rios por un valor total de 40.000 pesos y en denom­i­na­ciones de 1, 2, 5, 10 y 50 cen­tavos. En 1913 se crea el cordón san­i­tario que recluye total­mente a los enfer­mos y los sep­ara del resto del país.

Para el año de 1918, ter­mi­nando la Primera Guerra Mundial, la peste de la gripe acaba con más de la mitad de la población. En este mismo año el gob­ierno nacional fac­ulta a la Asam­blea Depar­ta­men­tal para crear el Munici­pio de Con­trat­ación. Una ley de 1927 pro­híbe la promis­cuidad de la juven­tud sana con niños ata­ca­dos de lepra en los asi­los y se dispone el traslado de los niños sanos a los asi­los de San Bernardo en San Juan del Gua­ca­mayo para varones sanos y el asilo de María de Aux­il­i­adora en Guadalupe para niñas sanas.

GEOGRAFÍA

El munici­pio de Con­trat­ación está ubi­cado a una alti­tud de 1600 msnm y pre­senta una tem­per­atura prome­dio de 19 °C. Su super­fi­cie total es de 120 km² y tiene una den­si­dad pobla­cional de 32,5 hab./km². Este munici­pio se encuen­tra a 175 km de Bucara­manga, la cap­i­tal del Depar­ta­mento de San­tander y forma parte de la Provin­cia Comunera.

Con­trat­ación esta situ­ado en la Cordillera ori­en­tal y tiene sue­los sobre la Ser­ranía de los Yarigu­ies, lo cual lo hace con­tar con una gran var­iedad de cli­mas, eco­sis­temas, cuen­cas hidro­grá­fi­cas, microcuen­cas, y gran riqueza de flora y fauna. Cuenta con var­ios pisos tér­mi­cos que van desde el clima seco tem­plado en la parte sur del munici­pio (Veredas Santa Rosa y La Agua­dita) a 800 msnm, hasta el frío húmedo trop­i­cal a 2500 msnm (Vereda Palestina).

Su cer­canía con la Ser­ranía de los Yarigu­ies, lo con­vierte en un munici­pio con una gran riqueza hídrica. Den­tro de su red hídrica se cuenta con los ríos Oibita, Araya, Suárez, además de numerosas que­bradas entre las que desta­can: La Macaligua, Agua Fría, La Sarna, La Renta, La Cureña, Agua Blanca, La cueva, Mar­gar­i­tas, La Rayada, La Aren­era, San Juan­era y otras más con pequeños caños o fuentes.

volver arriba