Matanza

MUNICI­PIO DE MATANZA

SITIO WEB: http://​www​.matanza​-san​tander​.gov​.co

Fecha de fun­dación: 28 de febrero de 1540

Nom­bre del fun­dador: Martín Galeano

El cacique nom­brado Oiba fue iden­ti­fi­cado en 1540 por la hueste del Capitán Mar­tin Galeano que recor­rió la provin­cia de los indios Guanes. Este nom­bre pro­pio se con­vir­tió en el topón­imo que hoy des­igna al munici­pio car­ac­ter­i­zado por el número de yacimien­tos arque­ológi­cos de ori­gen guane que han sido excava­dos. Al igual que los demás caciques guanes, el de Oiba fue encomen­dado a los Sol­da­dos, de la hueste Española, que se avecin­daron en la Ciu­dad de Vélez. Se sabe el primer encomendero de los caciques deOiba y Cuya­mata fue Juan quin­tero, un sol­dado que vino al Nuevo Reino con la Huested de Fed­er­man y avecindó en la Ciu­dad de Vélez.

La encomienda de los indios de Oiba estuvo durante la primera mitad del siglo XVII en poder de Juan Ángel Quin­tero y su hijo Juan & Ángel de Angulo. En 1600 el oidor Lesmes de Espinosa Sar­avia dis­puso que los indios de Poasaque (situ­ado en las actuales cabeceras de Oiba y Oli­val), Neme­seque y Poima (situ­ado en las actuales cabeceras de Encino y Char­ala) se con­gre­garan en el pueblo viejo de Poasaque. Aunque estos dos pueb­los de Oiba y Poasaque se establecieron en sitios difer­entes, cada uno dotado de sus propias tier­ras de res­guardo, for­maron una sola unidad de doctrina.

Pero en el año de 1623 los caciques de las par­cial­i­dades con­gre­gadas en el pueblo de Poasaque se con­cer­taron con el pres­bitero Juan de Cuadros Rangel para sostener una capilla doc­trinera propia, a la cual con­tribuirian los blan­cos de las inmedia­ciones. Estos blan­cos pidieron al Arzo­bispo que la con­gre­gación de Poasaque: fuese erigida en Par­ro­quia con el nom­bre de «Oiba». Dos años después, el pro­vi­sor gen­eral del Arzo­bispo aprobó esta erec­ción par­ro­quial, al feli­gre­sado para edi­ficar un tem­plo nuevo, a sostener las tres cofradías en las cuales pagaría los mis­mos el blanco que el indio y a cel­e­brar la fiesta del Ángel San Gabriel que ya era ven­er­ada por los indios.

A mediar el siglo XVIII ya el poblamiento de campesinos blan­cos y mes­ti­zos des­bor­d­aba con cre­ces los nive­les man­tenidos por la población indí­gena. Este campesinado pre­sion­aba a su orga­ni­zación en par­ro­quia. La real Audi­en­cia ordenó en 1753 que los indios del pueblo de Oiba se redu­jeran a vivir en el Pueblo de Chi­taraque. El pueblo de Oiba debería fun­cionar de ahora en ade­lante como sede de una par­ro­quia cuya erec­ción for­mal debería ser trami­tada. El primero de Febrero de 1796 com­pare­ció un grupo de veci­nos de la Par­ro­quia de San Miguel de Oiba otor­gando su poder a Don Alberto Tavera para que solic­i­tara en la Curia Dioce­sana la erec­ci­for­mal de la par­ro­quia y el nom­bramiento del primer cura. Exam­i­nada la peti­ción en la Curia, el pro­mo­tor fis­cal expresó que no había que despacharles el título de par­ro­quia porque de hecho ésta ya existía desde 1753.

TUR­ISMO

El pueblo cuenta con una gran var­iedad de sitios turísticos:

El Sal­ado, donde brotan aguas azufradas de grandes lajas de piedra; dichas aguas son uti­lizadas med­i­c­i­nal­mente por los pobladores de la región
El Cerro del Sagrado Corazón, lugar de oración y ven­eración a la ima­gen del Sagrado Corazón de Jesús, y donde los pobladores van a orar gen­eral­mente los días viernes
La igle­sia de Matanza, y la Capilla de Santa Rita, que son con­sid­er­adas como tem­p­los de los más her­mosos del depar­ta­mento
Además cuenta con un hotel cinco estrel­las: Hotel Cacique Matanzu

UBI­CACIÓN

Matanza está situ­ada hacia la parte norte de la provin­cia de Soto, cono­cida común­mente como zona fría, a esca­sos 35 Kmts de Bucara­manga y 494 Kmts de Bogotá.

Límites del municipio:

Actual­mente Matanza posee límites munic­i­pales con: Bucara­manga, Charta, Playón, Rione­gro y Suratá los cuales se estable­cen en la Orde­nanza 033 de 1.968, con excep­ción del Playón; úni­ca­mente hasta 1.984 con el Decreto 3515 del 20 de diciem­bre donde Matanza comienza a lim­i­tar con el Playón.

El Gob­er­nador Álvaro Cala Hed­erich en uso de sus fac­ul­tades y del­e­gado por la Asam­blea del Depar­ta­mento de San­tander por medio de la Orde­nanza 013 de 1.984 le con­fiere al munici­pio del Playón nuevo ter­ri­to­rio, quedando desde esa fecha limítrofe por el norte con Matanza.

Exten­sión total: 243,24 Km2
Exten­sión área urbana: 0,24 Km2
Exten­sión área rural: 243 Km2
Alti­tud de la cabecera munic­i­pal (met­ros sobre el nivel del mar): 1550 msnm
Tem­per­atura media: 20 gra­dos C.
Dis­tan­cia de ref­er­en­cia: 30 kms de Bucaramanga

volver arriba