Tona

MUNICI­PIO DE TONA

SITIO WEB: http://​www​.tona​-san​tander​.gov​.co

En el siglo XVIII sólo existían tres casas de paja que hacían parte de la par­ro­quia de Silos cuyos indios fueron asig­na­dos por inter­me­dio de la insti­tu­ción creada por los españoles en el peri­odo colo­nial y cono­cida como Encomienda, algunos campesinos per­manecían en las estancias cer­canas, ded­i­ca­dos a la pro­duc­ción de víveres para los asen­tamien­tos mineros o para los transeúntes del camino real que de Bucara­manga con­ducía a Pam­plona y Cúcuta.

En el año de 1786 los Toneros se mostraron intere­sa­dos en reed­i­ficar la vieja capilla. Al hecho ante­rior se sumó la extin­ción de la par­ro­quia del pueblo de Vetas, quienes se mostraron más par­tidar­ios de asi­s­tir a misa a Tona que al pueblo de Silos, en 1787 los veci­nos solic­i­taron el traslado de la capilla a un mejor sitio en donde se pudiera trazar un plano urbano alrede­dor de una plaza, está ini­cia­tiva no fruc­ti­ficó, pero en 1799 for­mal­mente los Toneros solic­i­tan la creación de la par­ro­quia. En 1806 se real­izó una visita de inspec­ción con el fin de deter­mi­nar la capaci­dad de cumplim­iento de la «con­grua del cura», dicho pro­ceso fue sus­pendido en 1810 debido a las ges­tas de la inde­pen­den­cia y se reanudó en 1815 cuando el pres­bítero José María Vil­lamizar pre­sentó una prop­uesta de delim­itación del nuevo ter­ri­to­rio par­ro­quial, para esa fecha se había con­stru­ido la capilla, techada en teja, en un solar que los mis­mos Toneros habían com­prado, lo mismo que la casa cural y la cár­cel, y se había dejado un espa­cio de 86 varas en cuadro des­ti­nado a la plaza. Este quedaría sep­a­rado de Matanza por el alto de Las Cruces, y de esta cuchilla abajo hasta el morro de Mas­tique y la que­brada Honda.

Del curato de Girón quedaría deslin­dando por el monte de El Mur­ciélago, del de Piede­cuesta por el sitio de las Vegas, de Guaca por el Alto de Asoque hasta la Calav­era que lo sep­ara de Silos. Para ese entonces ya estaba edi­fi­cada la capilla de teja, la casa cural y la cár­cel, ya existían 48 casas.

Nue­va­mente el 28 de febrero de 1822, con la firma de otra escrit­ura donde se obligan a pagar «la con­grua del cura y los estipen­dios», los señores Pedro Manuel Suárez, Domingo Del­gado, Igna­cio Pérez, Manuel Gar­cía, Pedro Gómez y Fran­cisco Lay­ton, reabren en Pam­plona el pro­ceso. El 14 de sep­tiem­bre de 1822, el vicepres­i­dente de la República, Fran­cisco de Paula San­tander, firmó el decreto que cre­aba la par­ro­quia de Tona, desagregán­dola de la par­ro­quia de Silos. Pero la abierta oposi­ción de los curas de Silos y de Matanza, y la neg­a­tiva de la Curia a hacer la demar­cación de la par­ro­quia basán­dose en que dicha fun­ción era del gob­ierno de la época, frus­traron una vez más los deseos de los Toneros de tener su propia par­ro­quia, aunque para ese entonces ya con­taba con 207 casas y 882 personas.

Los Toneros en 1832 vuel­ven a insi­s­tir, y esta vez, tras un penoso viaje, lle­gan a Santa Fe de Bogotá, y piden revisar el largo expe­di­ente, ini­ci­ado hace 36 años, su peti­ción tiene eco en la fría Jer­ar­quía Ecle­sial de la cap­i­tal, y con la cer­ti­fi­cación de las bue­nas cal­i­dades urbanas de Tona dadas por el alcalde Can­tonal de Bucara­manga y el pár­roco de Florid­ablanca, el arzo­bispo Her­rera legit­imó la erec­ción guber­na­men­tal de la par­ro­quia de Tona, condi­ción que ha man­tenido hasta la pre­sente. La creación como munici­pio se dio medi­ante el Decreto 1807 expe­dido por el gen­eral Reyes, Pres­i­dente de la República.

UBI­CACIÓN

La cabecera munic­i­pal está ubi­cada a 37 Km. de Bucara­manga, a 1909 m.s.n.m. y con una tem­per­atura prome­dio de 18 gra­dos centígrados.

Tona está situ­ado en el cordón magis­tral de la cordillera Ori­en­tal. cor­re­sponde esta región a la parte alta de la cordillera ori­en­tal que va mar­cando su eje y sirve al mismo tiempo de límite por el ori­ente a San­tander y Boy­acá. Está con­sti­tu­ida esta parte con piso del cretáceo mez­clado con rocas ígneas y rocas metalúrgicas.

Limita al norte con los munici­p­ios de Charta y Vetas, al sur con Santa Bár­bara, Piede­cuesta y Florid­ablanca, al occi­dente con Bucara­manga, al ori­ente con el Depar­ta­mento de Norte de San­tander, pertenece a la provin­cia de Soto, tiene una exten­sión de 342 Km2, se encuen­tra entre los 1100 a 3700 m.s.n.m., posee tem­per­at­uras medias entre los 6 y los 22 ºC y pre­cip­ita­ciones entre 760 y 1.020 mml, pre­dom­i­nan los cli­mas fríos a muy fríos, ubi­cado en las zonas de vida bosque húmedo pre­mon­tano, bosque húmedo mon­tano bajo y páramo subandino.

volver arriba