Chipatá

MUNICI­PIO DE CHIPATÁ

SITIO WEB: http://​www​.chipata​-san​tander​.gov​.co

La his­to­ria de Chipatá se remonta a la expe­di­ción des­cubri­dora de Gon­zalo Jiménez de Que­sada en los años 1.536 a 1538. “Desde el pueblo de Bar­ba­coas arriba de Tora (hoy Bar­ran­caber­meja) Jiménez de Que­sada ordenó a los Cap­i­tanes Anto­nio de Lebrija y Juan de Cés­pedes y su Alférez Antón de Olalla, que se ade­lan­taran para inspec­cionar la región. Y trans­pusieron la Ser­ranía y lle­garon al Valle que después se llamó del Alférez (munici­pio de Aguada), y des­cansando en él mien­tras una comisión regresaba a dar cuenta a Jiménez de Quesada.

En la primera sem­ana de marzo de 1537 los expe­di­cionar­ios, habi­endo subido por la que­brada Quiratá, tras­bor­daron la cordillera por el “Boquete de don Jaime” para caer a Chipatá, donde el Padre Fray Domingo de las Casas O.P. cele­bró la Santa Eucaristía, siendo la primera vez que este acto tan sagrado tuvo lugar en la alti­plani­cie and­ina. El sitio según las may­ores prob­a­bil­i­dades, queda a dos kilómet­ros al sur de Chipatá viejo, en la col­ina de Ágata, hoy cono­cido como Loma Agatá, en donde se encuen­tra el mon­u­mento a la fé como tes­tigo de este primer acto eucarís­tico en los Andes Andinos.

Los chipataes, pro­totipo de raza Guane fueron nación inde­pen­di­ente de los Muis­cas y Chibchas. Ellos como el resto de la población Guane fácil­mente asim­i­laron la lengua y cos­tum­bres españo­las entre­cruzán­dose las razas y dando ori­gen al pueblo que hoy habita la región de la Prov­i­den­cia de Vélez Ricaurte.

CUL­TURA Y TURISMO

Lugares de interés
En el área urbana se pueden encon­trar la Igle­sia «Santo Ecce Homo», la Casa de la Cul­tura, el Insti­tuto Agropecuario y la Alcaldía Munic­i­pal. Igual­mente el Cen­tro de Salud. Tam­bién cuenta con sitios turís­ti­cos e históri­cos que se dis­tin­gen por su belleza y atrac­ción nat­ural como son la piscina «villa rural Ágata» que tiene a su lado una que­brada nat­ural de la vereda El Papayo, la Cueva de los Indios en la Vereda Tubavita, y el Pozo de las Golon­dri­nas en la misma vereda, la Cueva de los Ceniceros en la vereda de sal­itre seco, la Cueva de la Fábrica en la vereda El Papayo, las piedras del molino en la vereda El Hatillo, Pail­i­tas: una for­ma­ción nat­ural en la vereda Tierra Negra, Pozo Azul, aposen­tos en la vereda Cen­tro, La Chor­rera y muchos otros más.

Cos­tum­bres
El día domingo es el acos­tum­brado para la cel­e­bración de la misa, vender y acceder al mer­cado. Además de esto bi-​anualmente se cel­e­bra el fes­ti­val nacional del maíz, un der­roche de cre­ativi­dad, uti­lizando como pro­ducto prin­ci­pal el maíz, en la con­for­ma­ción de lin­das car­rozas con motivos pro­pios de la región. En este fes­ti­val se pud­ede ver la con­ju­gación de la cul­tura al ritmo de las coplas, tor­belli­nos y guabinas.

Entre sus platos típi­cos están la chicha, los moli­dos, la mazamorra, la arepa de maíz pelado, el mazato y el piquetico chipateño.

ECONOMÍA

La base prin­ci­pal de la economía en Chipatá ha sido la agri­cul­tura por la cal­i­dad de sus tier­ras, la cual hace parte del sec­tor pri­mario, donde se desar­rolla una economía tradi­cional. El maíz es uno de los prin­ci­pales pro­duc­tos hereda­dos por nue­stros antepasa­dos indí­ge­nas. En Chipatá los indios Agataes lo tuvieron como base de ali­mentación, el cual molían a mano entre dos piedras y hacían bol­los, mazamorra y su bebida preferida la chicha, fer­men­tada medi­ante el jugo azu­carado de la caña pan­el­era, el que hoy se con­serva mejor elaborado.

La Caña Pan­el­era ha sido la prin­ci­pal base de la economía chipateña, la Agroin­dus­tria de la pan­ela es la mayor fuente de ingre­sos y gen­er­adora de empleo en el munici­pio de Chipatá; en la actu­al­i­dad exis­ten 87 trapiches, 1200 hec­táreas sem­bradas en el cul­tivo de caña y los rendimien­tos son de 10 toneladas por hectárea.

Sin embargo, el munici­pio sufrió una cri­sis por la caída de los pre­cios de la pan­ela, ante lo cual y como respuesta a los cam­bios económi­cos que se vive en los mer­ca­dos en sus difer­entes ámbitos, los agricul­tores chipateños se vienen preparando para dar respues­tas efec­ti­vas, ampliando los ren­glones de ingeren­cia en la economía, se viene impul­sando el tra­bajo con otros pro­duc­tos como la mora y la pitaya que se adap­tan a las condi­ciones agroecológ­i­cas del munici­pio, además se tiene en cuenta que estos pro­duc­tos son renta­bles, perennes, com­er­ciales en los mer­ca­dos nacionales e internacionales.

UBI­CACIÓN

Límites del municipio:

El munici­pio de Chipatá por su local­ización, topografía, vín­cu­los, desar­rollo socioe­conómico y físico hace parte de la sub­región con­for­mada por los munici­p­ios de Vélez al sur y occi­dente, La Paz al norte, San Ben­ito y Güepsa al ori­ente y Bar­bosa, los cuales hacen parte de la Provin­cia de Vélez La sub­región que cuenta con una población total de 58469 habi­tantes, involu­cra a seis munici­p­ios de la provin­cia de Vélez.

Exten­sión total: 94.17 Km2
Exten­sión área urbana: 14.12 Km2
Exten­sión área rural: 80.08 Km2
Alti­tud de la cabecera munic­i­pal (met­ros sobre el nivel del mar): 1.820
Tem­per­atura media: 18º C
Dis­tan­cia de ref­er­en­cia: A Bucara­manga 227 km y a Bogotá 237 Km

volver arriba